La bodega se encuentra ubicada en el “Barrio de Las Cuevas”, en el Cerrillo Verballe de San Asensio, en plena Rioja Alta. Este cerro se encuentra totalmente excavado formando “Calados”, un entramado de subterráneos donde descansan los vinos a una temperatura constante.

Visítanos

En la actualidad continuamos elaborando nuestros vinos en la bodega, que ha sido heredada generación tras generación por nuestra familia Lecea. Tras una ardua tarea de recuperación hemos aumentado la capacidad al rehabilitar bodegas ya en desuso.

La bodega está compuesta por cuatro construcciones y cuatro calados subterráneos donde descansan sus vinos. Se alcanza una profundidad de 14 metros y una temperatura estable de 13º durante todo el año. Adentrarnos en ellos es regresar al pasado, entender la historia del vino y trasladarnos hasta las más curiosas costumbres vitivinícolas de nuestros antepasados.

La combinación de cubas de madera y de hormigón hace entender la evolución en la elaboración de vino.

Proceso de elaboración

La elaboración de nuestros vinos se realiza a partir de cosecha propia, lo que permite un exhaustivo control de la producción, seleccionando las viñas de mayor edad para los vinos más especiales.

La bodega se caracteriza principalmente por la perfecta combinación entre modernidad y tradición.

Contamos con las técnicas más innovadoras (fermentación mediante la temperatura controlada, remontados automatizados…) y defendemos lo tradicional en cuanto al mimo y cuidado en la conservación de nuestros vinos; que se mantienen en condiciones perfectas en los calados subterráneos del S.XVI.

Cabe especial mención el proceso recuperado en el tiempo para conseguir el vino “Corazón de Lago”. Un vino de maceración carbónica elaborado en el antiguo lagar de piedra y pisado con los pies.

Viñedo

Vinos procedentes de viñedos propios en Rioja Alta
Vista panorámica del paisaje de viñedos

Contamos con 30 hectáreas de viñedos propios, localizadas todas ellas en La Rioja Alta, a escasos kilómetros de la bodega. Trabajamos con las de las variedades blancas Viura, Malvasía y Chardonnay. En tintas, Tempranillo principalmente y otras como Garnacha y Mazuelo.

Las viñas de la zona de Valpierre tienen suelos pedregosos y se encuentran a más de 600 metros de altitud, lo que aporta el punto de acidez adecuado para nuestros vinos. Las zonas más bajas, como Davalillo, Matarrucho o Camino Real son arcillo-calcáreas y aportan a nuestros vinos aromas y redondez.

Cabe destacar los viñedos de las zonas de Valdecabra y Villavacas. Casi 50 años de antigüedad avalan su calidad, por las que, con su cosecha elaboramos nuestros Reservas y Grandes Reservas.

Viñedos en otoño
Paisaje de viñedos en otoño